martes, 25 de marzo de 2014

¿PARA QUÉ ESTUDIAR LATÍN SI YA SÉ CASTELLANO?




¿PARA QUÉ ESTUDIAR LATÍN SI YA SÉ CASTELLANO?

y a ello pregunto yo...:

¿PARA QUÉ CONOCER CÓMO SON TUS PADRES SI YA TE CONOCES A TI MISMO?

El conocer a tus padres te hace entender y descubrir muchas cosas de ti que desconocías o que se escapaban a tu entendimiento. Comprendes por qué hay veces que te sale tanto genio y otras en cambio tienes infinita paciencia, por qué cuando piensas haces esa especie de mueca o el por qué de la manía de rascarte el cuello de esa forma tan graciosa...Todas esas cosas las haces, en medida, por asimilación a tus padres. Y si no conocieras a tus padres como les conoces, muchas cosas de las que haces te resultarían extrañas o no sabrías achacarlas a algo concreto.

Lo mismo nos pasa con las lenguas. ¿Para qué aprender latín si ya sé castellano? Bueno, sí, sabes castellano, pero no te imaginas cómo de bien podrías saber castellano si entendieras también latín, no te imaginas cómo entenderías tu lengua si supieras también latín, no te imaginas cómo tu capacidad lingüística mejoraría si supieras también latín, no te imaginas cómo tu capacidad de comprensión intelectual mejoraría, no te imaginas cómo tu poder de análisis y síntesis avanzarían. 

No te imaginas, por tanto, cómo todo tu pensamiento evolucionaría, así como tus relaciones personales gracias a la comunicación, tus opiniones hacia una percepción crítica, y tus admiradores por las dotes de tu retórica. Serás capaz de tener una estructura mental mucho más clara y concisa, podrás captar la esencia de una persona apenas pronuncie unas pocas palabras y dispondrás de una visión global mucho más amplia y meticulosa de lo que jamás habías tenido.

Tendrás, en fin, el poder de la palabra en tu mano.

Saber latín, señores míos, es dejar que te admiren y admirarte a ti mismo por poder gozar de tan bello conocimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada